lunes, enero 31, 2011

Y llegué a la pizarra digital (interactiva)

Nos han dado un curso sobre Pizarra digital interactiva pdi de una conocida marca, con su hard y su soft, que nos han vendido o vienen a promocionar o qué se yo. Me venía resistiendo. Viendo el ardor de mis colegas y que va a ser parte de temario de oposiciones me he puesto a ello. Algunos no tenemos tiempo para todo y participamos en cursos para reciclarnos. Bueno, a lo mejor no es reciclarse, sino que es recordar. Ya dijo el filósofo que la mayor parte del aprendizaje era recordar. Creo que era el de la caverna, negra, como una pizarra, ésta es blanca... e
Luego volvemos a aprender las reglas que deben cumplir las diapositivas electrónicas, aprendemos unos trucos de feria para sorprender a los chicos, sacarlos a la pizarra a hacer ejercicios...
Creo que lo que más gusta es que cuando me arranco y hablo, al trasto le voy dando mamporros de pie, gesticulante, así tengo más registros que mi aterciopelada voz, y no me tengo que quedar medio reclinado junto a mi pc porque no tengo un cliker para pasar diapositivas electrónicas...
La tecnología en educación no debería ser esto... Continuará.

4 comentarios:

cj dijo...

Hola Joaquín,
I could not agree more. Product promotion and unpaid product development engineering are a waste of your precious time. For the most part these technologies are used for their imagined status, i.e. they convey a sense that the teaching must be somehow cutting edge. Which is a bit like giving me music composing software and suggesting I am now a composer. Ha Ha. If a technology does not make your life/work simpler then it fails and should be discarded. Hope all else is well.
c

Pau dijo...

Hola Joaquín.
Tuve la oportunidad de conocerte en España el verano pasado en el diplomado que cursé en la UAM, y realmente me gustó mucho tu participación lo que abordaste en esa clase,créeme que muchos docentes aún nos rehusamos al uso de la nuevas tecnologías, sin embargo otros tenemos el ánimo y los conocimientos, pero en nuestras aulas aún nos falta la infraestructura para apoyar el aprendizaje con estas herramientas, pero bueno, aún así hay que seguir con el ánimo para hacer el cambio que requiere la educación en México.
Saludos desde este bello país, y saludos a ti maestro.

Francisco Ignacio Revuelta Domínguez dijo...

Hola Joaquín, no sé porqué me he quedado dando vueltas a lo de la PDI que comentamos en Valladolid. Quizás la negativa al uso me quedó sorprendido o desorientado o ... no sé... el caso es que le estoy dando vueltas. Para cuándo un post sobre la PDI ¿sí o no? en el aula. Saludos Extremeños.

Joaquín Paredes dijo...

La verdad, Paco, es que tú trabajas la PDI como un recurso más para una enseñanza creativa y que eres de los profesores que sacan petroleo de la piedra más dura, contigo las TIC se convierten en un pretexto para hacer otras cosas en el aula, romper espacio, tiempo, afán de control, y generar autonomía y disfrute. Qué bien.

He visto pizarras (de tiza) en lugares muy diversos: una cueva, un andén de una estación, un pasillo... como un símbolo de progreso y libertad. En una pizarra puede estar la lista de los reyes godos de España y también muchas ilusiones, un dibujo de tiza de colores, un brainstorming, juegos, un graffiti entre clase y clase... cosas para que algunos hagan y muchos simplemente contemplen.

En el cursillo que nos han dado en mi Universidad había una lógica de programa de presentación electrónica tipo PowerPoint, lineal, con trucos para sorprender y las cosas que sabemos desde la época del retroproyector (disposición de la información, formas de animarla...), lo más imaginando a estudiantes cuya participación es interactuar con materiales en un plano vertical o unos pulsadores.

Es una tecnología prometedora en el plano horizontal: he visto las mesas de clase con la misma lógica que las pizarras, interactivas... veo a mis hijas jugando en el Burger King sobre un videojuego que hay en el suelo... veo realidades para explorar, no me disgustan como didacta, generar ambientes de aprendizaje que den una dimensión significativa a la experiencia educativa (LOUGHLIN y SUINA 1987). En España esto sólo preocupa en la educación 0-6, y luego todo es un espacio diáfano preparado para la exposición magistral.

No quiero convertirme en un azote de nada ni nadie -y aquí se podrían aplicar las reflexiones de Lenin a los procesos de cambio-. Sólo que no quiero apoyar (conscientemente o no) una didáctica repetitiva. Y PowerPoint (o un programa de presentaciones digitales) es un empaquetador multimedia barato de cuentos interactivos que pueden compartir los niños; O GoogleMaps puede representar un viaje imaginario o real en el que están los retazos de mi vida...